NUESTRA ESCUELA DE ATENAS

Empezó todo aquí:





Después apareció la cinematografía, y se convirtió en película:

video


Atenas nos pillaba muy lejos, y entonces tomamos una decisión:


video


¿Y si viajáramos hasta allí?
O, por qué no: ¿y si la trajéramos hasta aquí?


Y lo hicimos.
Construimos LA ESCUELA DE ATENAS DEL IES RÍO JÚCAR

NUESTRA ESCUELA DE ATENAS




video

Un homenaje a todos los alumnos de 2º de Bachillerato del curso 2015/16

Va por y para ustedes.

¿Existe el SOBRESALIENTE en Filosofía?

Pues probable, más que probablemente, no.
Sin embargo, para que pudiera existir, habría que empezar por...

... reconocer al filósofo Jean Jacques ROUSSEAU,



y darse cuenta de su desaparición...


y en lugar de lanzarse en una carrera enloquecida a buscar al filósofo desaparecido,
advertir que su apellido no es exclusivamente suyo,
que bien pudiera ser compartido,
que otros muchos pudieran tenerlo,
incluso hasta un reconocido pintor, 
Henri ROUSSEAU,
gran pintor,
de muchas obras,
muy exóticas ellas.
Una de ellas; ésa, precisamente esa, EL SUEÑO.






¿Existe el SOBRESALIENTE en Filosofía...?

Pues probable, más que probablemente, no.
Sin embargo, para que pudiera existir, habría que empezar por...

...un título, el Siglo de las Luces,


seguir por una carta,
encontrar su firma,
...Charlotte Corday.

observar la mano, el brazo; seguidlos hacia atrás,
hallad su propietario,
... y la bañera
y con todos ellos, la muerte.


¿Queremos, necesitamos más?
Aquí mismo, en este nuestro blog, estaba y sigue estando:









¿Existe el SOBRESALIENTE en Filosofía... ?

Pues probable, más que probablemente, no.
Sin embargo, para que pudiera existir, habría que empezar por...

... advertir la antorcha que lleva enhiesta esa mano,
reconocerla como la antorcha divina,



observar la puerta entreabierta de donde sale,
y saber qué hay detrás de esa puerta.
En realidad, saber que, hoy por hoy, detrás de esa puerta no habrá nada...


¿Más?
Aquí mismo:

Lo que arrastra el viento. IN MEMORIAM

OBRAS MAESTRAS.
Imprescindibles.



 MANOLO TENA
21 de diciembre de 1951 – 4 de abril de 2016

Desnudo bajo las lluvias, un simple corazón
tan loco como el deseo, absurdo como el dolor
y tan inútil como una oración entre los restos del naufragio
la esperanza puede aún renacer, la vida empieza en cada amanecer
más triste que la tristeza, más amargo que hiel

Pasa un siglo, un minuto
y tanta desilusión
ácido como tus besos, veneno como tu amor
tu eres la reina , yo soy el bufón
y la partida ha terminado
aposté al color equivocado
el calendario en el principio del fin
esclavo de tu ausencia siempre
nacido para perderte
esclavo de tu ausencia siempre
nacido para perderte
estoy solo y a la deriva
te busco y tu ya no estás
caigo de nuevo en tu trampa
de ti no puedo escapar

Y voy de tu cuerpo a nunca
risa y desilusión
fue un sueño equivocado
¿cúal ha sido el error?
y me confundo también de canción
en mi espejo hay un extraño
y no es hoy , ni mañana , ni ayer
promesas rotas una y otra vez
oscuro como tu olvido
absurdo como el dolor
¿cuál ha sido el error?
¿cuál ha sido el error , el error , el error?
¿cuál ha sido el error, el error?
¿cuál ha sido el error , el error, el error?
¿cuál ha sido el error?




Sois tan jóvenes, tan endiabladamente jóvenes....

Y con todo el tiempo del mundo que tenéis por delante, a ver si vais aprendiendo las cosas importantes, fundamentales....


Claro que responde el viento a algunas preguntas... o por lo menos trae las respuestas.
Eso sí, en inglés.

How many roads must a man walk down, before they call him a
man
how many seas must a white dove sail, before she sleeps in
the sand
how many times must the cannonballs fly, before they are
forever banned
the answer, my friend, is blowing in the wind
the answer is blowing in the wind
How many years must a mountain exist, before it is washed to
the sea
how many years can some people exist, before they're allowed
to be free
how many times can a man turn his head, and pretend that he
just doesn't see
the answer, my friend, is blowing in the wind
the answer is blowing in the wind
How many times must a man look up, before he can see the sky
How many years must one man have, before he can hear people
cry
how many deaths will it take till he knows, that too many
people have died
the answer, my friend, is blowing in the wind

the answer is blowing in the wind


Aunque es cierto que se puede traducir...

Cuantos caminos una persona debe de caminar
Antes de que lo llames un hombre?
Cuantos mares una paloma blanca debe de navegar
Antes de que duerma en la arena?
Cuanto tiempo tienen que volar las balas de cañon
Antes de que sean prohibidas para siempre?
La respuesta, mi amigo, esta flotando en el viento,
La respuesta esta flotando en el viento

Cuantos años puede existir una montaña
Antes de que este descolorida por el mar?
Cuantos años puede la gente existir
Antes de que se les sea permitida la libertad?
Cuantas veces un hombre puede voltear la cabeza
Pretendiendo que él no ve?
La respuesta, mi amigo, esta flotando en el viento,
La respuesta esta flotando en el viento

Cuantas veces un hombre debe de alzar la vista
Antes de que pueda ver el cielo?
Cuantos oídos debe tener un hombre
Antes de que pueda escuchar a la gente llorar?
Cuántas muertes tendrán que pasar hasta que el sepa
Que mucha gente ha muerto?
La respuesta, mi amigo, esta flotando en el viento,

La respuesta esta flotando en el viento




Ponerse de pie, por favor,

Blowing in the wind, de Robert Allen Zimmerman, es decir BOB DYLAN



Sois tan jóvenes, tan endiabladamente jóvenes....

Y con todo el tiempo del mundo que tenéis por delante, a ver si vais aprendiendo las cosas importantes, fundamentales....

¿Que no existen los unicornios?
Pues claro que sí; por lo menos, uno; siempre y cuando sea azul.

Mi unicornio azul ayer se me perdió,
pastando lo deje y desapareció.
cualquier información bien la voy a pagar.
las flores que dejó
no me han querido hablar.
Mi unicornio azul
ayer se me perdió,
no sé si se me fue,
no sé si extravió,
y yo no tengo más
que un unicornio azul.
si alguien sabe de él,
le ruego información,
cien mil o un millón
yo pagaré.
mi unicornio azul
se me ha perdido ayer,
se fue.
Mi unicornio y yo
hicimos amistad,
un poco con amor,
un poco con verdad.
con su cuerno de añil
pescaba una canción,
saberla compartir
era su vocación.
Mi unicornio azul
ayer se me perdió,
y puede parecer
acaso una obsesión,
pero no tengo más
que un unicornio azul
y aunque tuviera dos
yo solo quiero aquel.
cualquier información
la pagaré.
mi unicornio azul
se me ha perdido ayer,

se fue.


Unicornio, de SILVIO RODRÍGUEZ


Aunque se leería mucho mejor si se le pusiera música, pues así sale originalmente:


Difícil que un hombre hable mucho de sí mismo sin incurrir en vanidad,...

Y algunos, solo algunos, lo consiguen.


En la primavera de 1775, D. HUME recae de un antiguo, persistente, pero hasta entonces leve, mal en los riñones. Varias consultas médicas le hacen saber, sin duda, que se trata de una enfermedad incurable que tendrá un pronto desenlace.
Los últimos meses de su vida los dedica a escribir su propia vida; una larga y muy sosegada Carta dirigida a (.¿?.)  que comienza con esas palabras del título: 

Difícil que un hombre hable mucho de sí mismo sin incurrir en vanidad,

y que concluye

Concluyo, pongamos que históricamente, con mi forma de ser: soy, o fui (porque así, en tiempo pasado, debo hablar de mí mismo: expresa con exactitud lo que siento en estos momentos), un hombre de carácter dócil, con fuerza de mando, de humor abierto y risueño, con capacidad para los afectos y de pasiones muy moderadas. Ni siquiera la inquietud por mi fama literaria, sin lugar a dudas mi deseo dominante, fue capaz de amargar mi carácter, y eso a pesar de las reiteradas desilusiones. Mi amistad no fue rechazada ni por los jóvenes y los rebeldes ni por los estudiosos y los conservadores. Si experimenté una curiosa atracción por las mujeres humildes, no tengo razones para sentirme decepcionado con el recibimiento que ellas me proporcionaron. En suma, que nunca la calumnia me tocó, con su maligna voz, como lo hizo infortunadamente con otros hombres; (por cierto, algunos de ellos notables). Y a pesar de que con deliberación me opuse a la animadversión militante de las distintas facciones civiles y religiosas, unas y otras parecieron desmoronarse por mi indiferencia hacia sus furias. Mis amigos jamás me reprocharon rasgo alguno de mi carácter o de mi conducta. Los propios difamadores no encontraron oportunidad de inventar o difundir, con posibilidad de confirmase en los hechos, ninguna historia capaz de desprestigiarme. No puedo negar que sobrevuela alguna vanidad en esta oración fúnebre que de mí mismo escribo. Confío en que ella no sea tenida por extemporánea y se la sepa situar en su lugar exacto, como una licencia personal que adopto, acepto y firmo.
 18 de abril de 1776

El 25 de agosto, poco más de cuatro meses después, muere en Edimburgo, su ciudad natal.

En este enlace se puede leer la obra completa:

Para escépticos, incrédulos, dubitativos, agnósticos y ateos

Uno de los temas más recurrentes, clásicos y peculiares de la filosofía cristiano-medieval: las pruebas de la demostración de la existencia de Dios.

Pruebas de la demostración de la existencia de Dios


¿Convincentes? ¿probatorias?

Más sobre Dios en la historia del pensamiento:
En PARA SABER áún MÁS: Sobre dios y dioses

El triunfo de AQUINO

Andamos por aquí intentando compensar una injusticia histórica cometida con un filósofo, AVERROES, además de darle el valor y reconocimiento que merece.

Pero no todo el mundo tiene tanto aprecio por el filósofo cordobés.

Ahí va un buen ejemplo, una buena muestra.

En un momento dado del desarrollo de la filosofía cristiana, aparece con fuerza un tema que se repite incesantemente, un tema con el que se intenta alabar, reconocer desmesuradamente el valor de la filosofía de un autor - Tomás de Aquino-, y para ello se minusvalora e incluso se ridiculiza la filosofía de otro, en este segundo caso, de Averroes.

Se hace un verdadero ejercicio publicitario, de verdadera apologética, de uno incluyéndose, como momento necesario el descrédito del otro.
Y en ese ejercicio, el arte, la pintura, participa activamente.




El triunfo de Santo Tomás